Seguir a Mundos Lakerianos

lunes, 10 de febrero de 2014

Así nació Designio.


Desde que surgieron las primeras ideas, allá por los años noventa, siempre tuve claro qué quería hacer y expresar; quería una obra fuera de lo común. Algo diferente, algo que explicase de una manera metafórica mi paso, nuestro paso, por los distintos lugares y situaciones como seres humanos, las cosas que he aprendido sobre las personas y su entorno; nuestra capacidad de entendimiento para unas cosas y nuestra incapacidad por falta de interés en otras. Los diferentes puntos de vista que surgen de una misma historia, las inquietudes, problemas, soluciones y deseos que tendremos el día de mañana, la lucha interior por una espiritualidad no entendida y, sobre todo, hacer reaccionar al mundo ante el descontrol, la maldad y la mentira que unos pocos proyectan y que todos padecemos. El ser humano ES BUENO POR NATURALEZA, no os dejéis engañar jamás, la sociedad en la que nos están "criando" es la que nos convierte en seres agresivos y destructivos y, sus fines, os aseguro que son de lo más despreciables. Que nadie intente convenceros de lo contrario  ;)
Y este es, exactamente, el mensaje que quiero dar con Designio. Un mensaje claro y conciso : El ser humano es bondadoso y protector por naturaleza, por lo tanto ha nacido para ser el guardián y protector del mundo, no su verdugo, tal y como está siendo por desgracia, a causa de una sociedad podrida por la avaricia y el control de CUATRO MANGANTES.

Pero vamos a dejar a los pobres diablos que se regocijen mientras puedan y vamos a meternos en la materia que nos atañe. 
Para conocer los inicios de esta novela crossover, debemos remontarnos a 1996, a un día de Noviembre, lluvioso y grisáceo en el que me levanté exaltada por un extraño sueño que, con adornos y fantasía, publiqué en mi primer libro (El Sueño. Entre Sueños y Paseos, 2010). Mi pueblo amanecía inundado. Aquella catástrofe apodada escuétamente "La Riada" se quedó grabada en mis retinas y en la de todos mis paisanos por la brutal sacudida que fue para el ánimo muradano. Cientos de personas se quedaron sin casa, otros lo perdieron todo. Puentes y carreteras destruidos... tuvieron que venir los militares a ayudar a los desamparados y a poner puentes "auxiliares", su esfuerzo fue admirable, el esfuerzo de todos y su compañerismo fue fascinante, emotivo y, hoy en día, inusual.



 

Así que, con Galicia por bandera, nació Terra Deorum (Segunda Parte), en la mente de una adolescente de 14 años con un montón de preguntas que no encontraban respuesta... Recuerdo ver las movilizaciones de la gente, venían de todos los puntos de la geografía española como voluntarios. Frente al colegio, los militares fabricaban un puente, yo miraba su evolución por la ventana, metida en mi mundo...los profesores siempre me pillaban en Bábia (jejeje)
Surgieron así también, los primeros dibujos, los cuales, es evidente que están a modo orientativo, ya que no soy ninguna experta en el tema, solo una aficionada. En siguientes ediciones retocaremos este tema con algun@ invitad@ ilustrador/a :D. 
En aquel entonces, las historias catastróficas no estaban tan de moda como ahora, de hecho se evitaban bastante; la idea de un mundo creado en los cimientos de otro o de una posible extinción de la humanidad era de locos, los noventa se comprendían como años de tránsito, de puente evolutivo entre la era analógica y las nuevas tecnologías,¿desaparecer la humanidad?¡Por Dios!Estábamos en pleno crecimiento, era impensable e inadmisible, socialmente hablando. 
Contradiciendo la "evolución" y crecimiento del ser humano nacía Niolon (Tercera Parte) en un deseo imperioso porque el mundo fuese (ambientalmente hablando) más puro, más cauto, más consciente de sí mismo...Nacieron entonces los Medalí, mi ideal de civilización.

Sumi, Maestro de la nave Ilusión.

Curiosidades: Designio, originalmente, eran tres historias distintas puesto que nunca escribo una sola obra, necesito variedad a la hora de trabajar. Se publicarían de forma independiente pues, en un principio, no tenían nada que ver entre sí. La primera parte, por ejemplo, estaba destinada a ser un cómic futurista de la España de finales del s. XXI. Sin embargo y sin querer, las tres partes se fueron entrelazando solas, fue maravilloso!



Finem Tempus (Primera parte) fue, sin embargo, la última en ver la luz. Pasear por las calles de Bilbao apreciando su peculiar arquitectura y escuchando las historias de los txikiteros en tiempos de austeridad suprema, tornaron a Finem Tempus en una historia futurista que pretendía abrir los ojos (en formato cómic) a la sociedad española actual y  así, dejemos de odiarnos y calificarnos despectivamente solo por haber nacido en una comunidad autónoma determinada lo cual, me van a permitir, me parece vergonoso. 

Estas tres partes que forman Designio, han sido el fruto de años de vivencias que, de una forma metafórica, plasmo con todo mi cariño para todos mis Lakerian@s, de los cuales estoy tremendamente orgullosa por la sencillez y ese apoyo incondicional que han mostrado hasta ver publicada esta novela crossover. No me queda más que deciros que, si tenéis preguntas sobre algún acontecimiento del libro que no lográis entender del todo, no tenéis más que poneros en contacto conmigo a través de las redes sociales, con gusto os aclararé las dudas. Espero vuestras críticas, Lakerian@s!! ;)





No hay comentarios:

Publicar un comentario